Internet como un mundo paralelo

internet

Una vez escuché a alguien comentar que Internet se ha convertido en un mundo paralelo, en una especie de universo en el que vemos reflejada cada faceta de nuestra vida. Si queremos informarnos sobre la actualidad, podemos salir a comprar un periódico o podemos leer las noticias online; si queremos hablar con un amigo, podemos quedar con él para tomar algo o podemos charlar a través de las redes sociales; si queremos comprar cualquier cosa, podemos salir a la calle a buscar una tienda o podemos comprar en el acto desde una tienda online.

Hoy en día, la vida cotidiana se mueve a caballo entre el mundo físico y el mundo digital, y no podemos descuidar nuestra presencia en ninguno de los dos. Una empresa que no tiene su propio espacio en la Red está perdiendo oportunidades de negocio a cada segundo que pasa. Pero no se trata solo de tener un dominio y una página: hay que saber diseñarlos y gestionarlos. Y es que hay algo peor que no tener página web: tener una mala página web.

Comunicar a través de la web

El sitio web de una empresa es, en el mundo digital, lo mismo que el local de la empresa, su pintura, su decoración y su limpieza en el mundo físico. Si queremos transmitir una buena imagen en Internet debemos presentar una página clara, atractiva y bien estructurada, del mismo modo que para satisfacer al cliente físico le recibimos en un local limpio, bien decorado y ordenado.

Imaginemos que un cliente entra en una tienda que tiene las paredes a medio pintar, cada una de un color, que los artículos están tirados por el suelo sin orden ni concierto y el pobre hombre, por mucho que revuelve, no encuentra lo que busca. Pues lo más probable es que dé media vuelta y se vaya en busca de otra tienda.

Por eso, la regla número uno en esta sociedad en la que confluyen lo físico y lo digital es ‘Necesitas tener presencia en la Red, pero no vale cualquier cosa’. Tu página tiene que ser un reflejo de lo que tú eres, de lo que quiere transmitir tu marca, de tus valores y de tus promesas.

Es importante concienciarse sobre la necesidad de trasladar parte de nuestras herramientas de trabajo al mundo digital, porque por mucho que les pese a muchos es ahí donde está el futuro y buena parte de nuestro presente. Y la cosa no está tan boyante como para desperdiciar oportunidades.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *