3 ejemplos de cómo Messenger cambió tu adolescencia

Han pasado ya la friolera de 17 años desde que nació MSN Messenger, considerada por muchos la primera red social de la historia. Este programa de mensajería instantánea permitía hablar con aquellos amigos que estaban lejos y también con los que veíamos todos los días pero con quienes nunca nos cansábamos de hablar.

¿Qué joven nacido en los ochenta o en los tempranos noventa no recuerda aquellos ratos frente al ordenador, hablando de todo y de nada con los colegas, planeando el fin de semana o tonteando con la chica o el chico de turno?

A continuación repasamos cinco ejemplos que ilustran cómo esta primera red social cambió la adolescencia de muchos de nosotros.

 

repasamos cinco ejemplos que ilustran cómo esta primera red social cambió la adolescencia de muchos de nosotros.

Así fue como Messenger marcó tu adolescencia

  1. Nada te describía mejor que tu nick de Messenger. Hacías lo imposible para resumir tu estado de ánimo, tu forma de ser o de pensar en los escasos caracteres del nickname. Y si podías decorarlo con símbolos, combinación de mayúsculas y minúsculas y numerosos emoticonos, mejor que mejor. Y es que en los 2000, en el terreno digital, el minimalismo brillaba por su ausencia.
  2. Te ayudó a conocer a quienes hoy son algunas de las personas más importantes para ti. Cuando conocías a alguien interesante en un chat de la época, o en una fiesta, os intercambiabais vuestras direcciones de Messenger para poder seguir en contacto. Muchas de esas personas cayeron pronto en el olvido pero con otras mantuviste el contacto mes tras mes y, a día de hoy, puedes contarlos entre tus mejores amigos… o puede que, incluso a día de hoy, alguna de esas personas sea algo más que eso ; )
  3. Los amigos que vivían lejos empezaron a estar más Se acabó la larga espera para hablar con tus amigos del verano, esos que conociste en el pueblo, en la playa, en un campamento o en el camping, y a quienes solo podías ver en julio o agosto. Gracias al Messenger podíais hablar cada vez que queríais, poneros al día de vuestras novedades, enviaros fotos y sentiros más cerca. Las distancias empezaron a parecer mucho más cortas.